Cientos de vecinos/as muestran su cariño a Doña Rosario Álvarez y a su familia en la inauguración de la vía que llevará su nombre

El Ayuntamiento de Breña Baja celebró esta tarde el acto de inauguración de la vía que llevará el nombre de Doña Rosario Álvarez Lorenzo, una de las pioneras y madres de la artesanía local, y queridísima vecina del municipio.

En el entorno de los Tres Caminos, bajo la Montaña de la Breña, lugar que la vio nacer, la familia de Doña Rosario pudo comprobar el enorme aprecio que vecinos/as y colectivos sentían hacia ella. No en vano, cientos de personas se dieron cita en el reconocimiento pese al intenso calor.

“Un pueblo que sabe honrar es un pueblo que merece vivir”, destacó Julio Marante, cronista oficial de Breña Baja, en alusión a ese aluvión de cariño visible en la vía. Le secundaron el alcalde Borja Pérez, el consejero de Cultura y Patrimonio, Pablo Díaz Cobiella, la concejal de Cultura, Ana Trujillo y, cómo no, la propia familia de Doña Rosario en la voz de una de sus hijas. No faltaron tampoco a la cita el resto del concejales de todos los grupos que componen la corporación municipal. Y muchísimos amigas, amigos, vecinos y allegados.

También le dedicaron palabras especiales y obsequios portavoces de la Asociación de Artesanía El Telar, en cuya fundación tuvo un papel crucial, y el Club de Caminantes El Atajo, a quien acompañó en multitud de caminatas durante años, habida cuenta de lo presente que siempre estuvo en la actividad social y cultural de un pueblo al que amaba.

Doña Rosario

Nacida en 1936, Rosario Álvarez Lorenzo comenzó a tejer en el telar de su casa en La Montaña de Breña Baja a los 20 años. Desde 1988 y hasta 2019 de forma ininterrumpida colaboró en la Feria Insular de Artesanía de La Palma.

Fue socia fundadora de la Asociación Artesanos El Telar de Breña Baja, referente hasta el día de hoy de la artesanía canaria. Entre otros reconocimiento, en 2003 fue distinguida por su contribución al mantenimiento de nuestra artesanía por el Ayuntamiento de Breña Baja y en 2015 recibió el Premio Adquisición de Artesanía Canaria, por la obra La Grama (toalla de lino).