El Ayuntamiento de Breña Baja habilitará cinco puntos de recarga de vehículos eléctricos

El Ayuntamiento de Breña Baja habilitará durante el año 2022 cinco puntos de recarga de vehículos eléctricos, tras haber obtenido recientemente una subvención de 140.134,51 euros provenientes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Las ubicaciones propuestas se localizan en la zona trasera del Ayuntamiento, en las plazas de Las Ledas y de La Polvacera y en las calles El Mocanal (entorno de San Antonio) y Bethencourt Morales (entorno de El Fuerte).

“Se trata de una gran logro de la Agencia de Desarrollo Local para nuestro municipio. Y con él seguimos marcando un camino claro. Este año hemos dado numerosos pasos que refuerzan ese compromiso con el ahorro energético y la protección del medio ambiente. Hace unas semanas lanzamos la subvención para la colocación de placas solares en el ámbito doméstico, hemos invertido más de 304.000 euros en la mejora de la eficiencia de nuestros postes de alumbrado público y exigimos a las empresas que comercializan el suministro eléctrico que compren en el mercado de renovables la misma cantidad de energía que nos venden”, destaca Borja Pérez, alcalde de Breña Baja.

Durante las próximas semanas se comenzarán los trámites administrativos precisos que deriven en la licitación de las obras para la instalación de los cinco puntos de recarga, con la idea de que queden instalados durante el año 2022.

“No nos vamos a quedar ahí, tenemos claro que el camino a seguir es dotar de vehículos eléctricos a la flota municipal. La propia gestión municipal, fomentando el uso de las energías limpias y haciendo uso de los puntos de recarga solicitados, es el mejor ejemplo y estímulo que podemos ofrecer a nuestros vecinos”, añade Eva Rodríguez, concejal de Desarrollo Local de Breña Baja.

El área de Desarrollo Local ya trabaja en la consecución de nuevas líneas de ayuda que permitan adquirir vehículos para uso de los servicios públicos municipales y para el transporte colectivo hacia núcleos de poca densidad poblacional, optimizando con todo ello la transición ecológica de la gestión municipal.